TENTACIÓN Y FUERZA DE VOLUNTAD

     

    Íntimamente ligada con la voluntad, la tentación hace su aparición bajo las más insospechadas formas y momentos en nuestra vida.

     

    Y es que la capacidad de modular y controlar nuestra atención, emociones y deseos, es en realidad un “músculo” entrenable. Sí, la voluntad se entrena.

     

    ¿Te apetece … acompañarme?

     

    Ese autocontrol puede influir (e influye) en nuestra vida profesional y personal, en nuestras relaciones sociales, en nuestra economía… influye de forma integral en nuestra vida por mucho que queramos disfrazar esa influencia.

    Y es que la voluntad no siempre es fuerte. Voluntad para decidir desde lo que comemos o no comemos, lo que decimos o no decimos, lo que hacemos y lo que no hacemos, y ¡¡ cómo no!! las clásicas compras …esas compras por impulso, de las que luego tanto te arrepientes. Voluntad no siempre férrea. Voluntad en ocasiones débil, por mucho que hubiéramos deseado que fuera fuerte y consistente.

    ¿Qué pasa entonces? ¿Qué es lo que sucede, lo que nos sucede que nos hace fallar y sentirnos mal? ¿Cuántas veces te has sentido decepcionad@ contigo mism@ por ser incapaz de decir “no”’ a esa compra, a ese postre, a ese videojuego, a esa propuesta … o por no tener el suficiente coraje (la suficiente fuerza de voluntad) para hacer ese kilómetro extra, esa hora más de estudio, ese esfuerzo final ?

     

    Muchas personas intentan cambiar. Cambiar sus pensamientos, cambiar su modo de reaccionar, de comportarse, evitar situaciones, momentos … intentan, y hacen gran esfuerzo en ello, en encontrar en vano, una solución para resistirse a la tentación, con el consiguiente grado de estrés e insatisfacción que el conjunto produce. Generan sin saberlo y sin quererlo, un estado propicio para caer en su trampa, en la tentación.

    Una primera reflexión, a la que te invito a sumergirte y no responderte de forma liviana, es la siguiente:

    Para poder controlarte necesitas conocer tus fallos

     

    A priori es una afirmación simple, hasta que empiezas a trabajar profundamente en ella. 

    Cómo y porqué pierdes el dominio de tu voluntad es el primer eslabón para darle forma al grillete que te permitirá amarrar la tentación.

     

    Invitad@ estás a sumergirte en las siguientes reflexiones: ¿Cómo identificas el cómo, el cuándo y el dónde que te hacen caer en tu tentación? ¿Te has parado a pensarlo?

     

    El autoconomiento es la base del autocontrol. Antes de cambiar algo, debes ser consciente de ello.

    ¿Te apetece saber cómo experimentar y conocer mejor el dominio de tu fuerza de voluntad? Te animo a que experimentes tu autoconocimiento. No existe el fracaso, porque no se trata de una prueba ni de un examen que hacer de una forma concreta para llegar al aprobado. En absoluto. Se trata de que pruebes estrategias que la ciencia nos muestra como útiles, y que las adaptes a tu estilo de vida, a tu manera de vivir para que logres aquello que deseas.

    Aprende a decir no cuando sea necesario y sí cuando el momento lo requiera.

     

     

    ¿Te ha gustado el artículo? Gracias por compartirlo en tus redes

    Puedes dejar tus comentarios o ponerte en contacto conmigo a través del formulario

    Te invito a que me cuentes tu caso, sin ningún compromiso, te responderé con una propuesta de acción. Y si te gusta, seguimos hablando.

    Sesiones presenciales o vía Skype