Tres claves para conseguir lo que quieres

    ¿Te has parado a pensar las maravillas que te rodean, esas que el ser humano ha construido?

    Sobre todo en los últimos tiempos, con la revolución que nos ha permitido la tecnología, el salto que hemos dado ha sido impresionante.

    Todas las áreas se han visto afectadas: arquitectura, comunicación, diseño, gastronomía … absolutamente todo ha dado un salto espectacular.

     

    Originales construcciones

    Recursos tecnológicos hasta hoy impensables

    ¡Hasta los cafés son hoy originales!

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Ahora bien, todo ello ha sido posible gracias a la capacidad de organizar y transformar la información (gracias a esos grandes cracks inventores de aquello que nos hace la vida más sencilla, fácil o atractiva), de distorsionar lo existente y transformarlo en algo nuevo. Cuestionando la realidad para desafiarla y re-convertirla en otra nueva. 

     ☝☝ Y ahí está, ésta es la gran clave ☝☝

    Quizá no lleguemos a ser grandes genios, transformador@s de nuestra sociedad,¡¡o sí!! Eso no lo sé. Lo que sí sé es que muchas veces damos por sentado que nuestra vida es como es. Y punto.

    Nuestro cerebro es especialista en distorsionar las experiencias para que respondan a lo que tú crees y piensas. Y esa percepción no siempre juega a nuestro favor. Nuestro cerebro tiene la infinita capacidad de aprender continuamente, capacidad que puede jugar o no a nuestro favor. Si repites (aún sin ser consciente) un día sí y otro también conductas que te llevan a los mismos resultados (no deseados) acabas por creer que no puedes y condicionas el resto de tus acciones a esta creencia.

    ¿Se trata entonces de que puedo conseguir todo aquello que me proponga? Ya te he comentado en alguna ocasión que no. No podemos conseguir todo lo que nos propongamos. Con mi metro cincuenta y poco no podré ser jugadora de baloncesto de la NBA (si sabes cómo me lo cuentas) pero sí puedes conseguir aquellos objetivos que dependan de ti y de lo que puedas aprender y modificar en tu vida.

    Se trata de cambiar el piloto automático y ver dónde está el punto en el que podemos hacer un cambio en nuestra vida, y hacerlo.

    Nuestra experiencia externa es inseparable de la estructura de nuestros pensamientos. 

    Claro que parar y darnos cuenta de cómo estamos pensando en relación con nuestras metas, nuestras posibilidades de alcanzarlas y los recursos de los que disponemos … 1º ni siempre es agradable y 2º ni podemos hacerlo bien solos.

    Leí una vez una frase que me gustó muchísimo, y que comparto contigo:

    Las oportunidades sólo bailan con quienes están en la pista

     

     

    Y estar en la pista significa atreverte, morirte de miedo, reír, llorar, temblar, respirar, ser consciente, tener miedo, tener coraje, tener decisión …Significa sentir todo el amplio abanico de posibilidades que nos dan las emociones, aprender a ser malabarista del cambio, abrazando la incertidumbre y re-diseñando la imperfección de tus resultados.

    Así que clave 1,

    Sal a la pista. Sal y atrévete, siente la inseguirdad, ríe, llora, tiembla, respira profundamente, siente miedo, míralo con coraje y decide avanzar con seguridad (que no sin miedo). ¿Qué no sabes como saltar a la pista? Yo te ayudo, yo te digo dónde hay puertas (aunque tú serás quién las cruce, en solitario o con mi compañía, como tú decidas) y te cuento y enseño estrategias de avance.

     

    Clave 2,

    Una vez en pista, imagina que al bailar ¡zas! se rompe un tacón de uno de tus zapatos 😱

    ¿Qué haces? ¿Bailar cojeando? Puedes bailar de puntillas, acabando reventada y extenuada, porque claro, ahora que por fin has salido a la pista, no vas a parar ni aún se te suba el gemelo y te mueras de dolor.  Ahora que por fin has salido a la pista, no vas a dejar de bailar por si acaso … ahora que llevas ritmo …

    ¿Sabes? Los imprevistos están con nosotros. La incertidumbre debe ser tu amiga. Tienes otra opción: parar un momento y cambiarte los zapatos. O incluso, bailar sin zapatos (reconoce que sí, que lo has pensado). Pero claro, de nuevo surgen los “¿y si …?” , los miedos, los temores y las inseguridades.

    Que sepas que es normal, que te pasa a ti y que nos pasa a tod@s, sí, a tod@s. Y quien te diga lo contrario … 🤐 Si no lo siente, no es humano, las emociones son innatas en el ser humano.

    Clave 3,

    Insiste. Insiste hasta el aburrimiento, hasta que te canses, y  entonces sigue. Hasta que no te quede aliento, pero ojo, no repitas siempre lo mismo, no insistas clonando errores, no repliques aquello que no funciona. Cuando te digo que una clave es la persistencia hablo de pivotar aquella experiencia que no ha funcionado. De examinarla, de ver cómo la puedes mejorar, de hacerla viable. De lo contrario lo único que haces es repetir el número de intentos pero no cambiar los resultados. Cuando yo te hablo de insistir te hablo de repetir cambiando lo que no te ha funcionado, para alcanzar tu meta.

    Y hasta aquí tres claves, sencillas, que si las pones en práctica te aseguro que cambiarán resultados en tu vida. Son claves que funcionan, probadas desde mi propia experiencia y contrastadas con el resultado probado de muchísimas experiencias de personas a las que acompaño en sus procesos de cambio y transformación, personal y profesional. Así que ¡¡prueba!! Funcionan.

    Si crees que esta información es interesante,

    compártela en tus redes para que otr@s puedan conocerla

    Puedes dejar tus comentarios o ponerte en contacto conmigo

    a través del  formulario

    Te invito a que me cuentes tu caso, sin ningún compromiso, te responderé con una propuesta de acción. Y si te gusta, seguimos hablando.