Amistades tóxicas: claves para detectarlas

    El ser humano es un ser relacional por naturaleza. Vivimos además en una cultura que celebra los acontecimientos a través de eventos sociales, públicos o privados. Cuando acaba nuestra semana laboral, es habitual buscar plan para el fin de semana, muchas veces compartido con aquellos a quienes consideramos nuestr@s amig@s.

    Dice el refrán que quién tiene un amigo tiene un tesoro. Pues sí, pero … Los hay que están muy lejos de ser amig@s positiv@s, gratificantes y enriquecedor@s, son por el contrario auténticos pozos venenosos cuya presencia hace que todo ambiente se contamine.

    Así pues cuidado. Hay amistades que pueden hacernos muchísimo daño emocional, y las consecuencias son para todas las áreas de nuestra vida.

    Recuerda que las amistades las eliges tú. Probablemente la vida os haya cruzado en algún momento en concreto, pero esto no significa que le debas fidelidad eterna. Además, las personas cambiamos con el tiempo y un amig@ íntimo de la infancia puede convertirse en un amig@ tóxic@ en la adolescencia o etapa adulta.

    ¿Cómo identifico a un amig@ tóxic@?

    Normalmente podemos identificarlo como ese personaje que dentro del grupo nos incomoda, nos saca de quicio por alguna razón u otra y nos hace sentir mal.

    Vamos a ver a grandes rasgos, cómo podemos identificar a nuestro amigo tóxico.

    Después de estar con él/ella nos sentimos agotados, tristes, frustrados, deprimidos. Tienen la peculiaridad de ser vampiros emocionales y cambiar completamente nuestro estado emocional y nuestro nivel de energía, por supuesto en nuestro perjuicio. Los verdaderos amigos añaden valor a nuestra vida.

    ¡¡Cuidado!! Es importante no confundir una ocasión eventual en la que te pueda suceder esto con una constante. No te preocupes si sucede una vez. Ocúpate si sucede siempre.

    Otra característica de l@s tóxic@s es que necesitan constantemente hablar sobre sus vidas, la conversación gira sobre ellos y no muestran interés  por la tuya. Es una relación unilateral.

    Evita involucrarte o comprometerte con las necesidades de un amig@ tóxic@. Ten en cuenta primero tus propias necesidades. No entres en ese juego sutil con el que te envuelven y te hacen sentir la importancia de tu ayuda, porque en realidad sólo te quieren por interés.

    Sé fuerte y no temas decir “no”. L@s amig@s tóxic@s son grandes manipuladores y suelen hacer cualquier cosa para conseguir lo que quieren. Mantén la calma y la elegancia desde el amor propio. Siempre firme a tu opinión, tus deseos y las necesidades de tu vida. ¿Recuerdas el famoso “No es no?” ? Pues aplícalo,  no quiere decir no, y no tienes que dar explicaciones a nadie.

    Decir, simplemente “No puedo”, es simplemente no puedo. Y deja de preocuparte por qué pensará. Si no te respeta ¿qué mas te da lo que piense?

    Otro punto que l@s delata es que te recuerda con frecuencia tus errores o tus puntos débiles. Siempre que pueda les dará luz y los amplificará. Además si puede te dejará en evidencia, llegando incluso a tergiversar lo sucedido. Logrará dejarte en ridículo y que hacer te sientas mal, muy mal.

    Además siempre que pueda te recordará tus inseguridades, con frecuencia en público. Un amig@ tóxic@ no tiene el cuidado de respetar esos límites, precisamente porque su intención no es constructiva.

    Te llama sólo cuando te necesita. No se interesa por ti. Ni te envía mensajes de tanto en cuanto. Todos somos conscientes del ritmo de vida que impera, y que no siempre tenemos un momento para ese café tranquilo, ahora bien, un minuto para un whatsapp, una breve llamada, un corto mail … si no saca ese tiempo, cuestiónate su amistad. Por interés te quiero Andrés no es una amistad sincera.

    Recuerda … son grandes manipuladores emocionales. Cuando algo no les sale como pensaban, logran pasarte la patata caliente y llegan a quemarte. No la cojas, sencillamente no la cojas. No es tu juego. No es tu responsabilidad. No te quemes por él/ella.

    A veces es cierto que tenemos amistades que no llegan a ser tóxicas, pero no son recíprocas. Toda amistad requiere un dar y recibir. Si una de las partes no está dispuesta a dar y sólo a recibir, aunque no sea tóxico no es una relación sana y equilibrada. No es un relación recíproca.

    Amistades con fecha de caducidad

    Con mucha frecuencia las amistades surgen como resultado de un propósito. Son personas que se cruzan en nuestro camino mientras nos dirigimos hacia la consecución de un logro. Una vez alcanzado ese logro, muchas veces la relación se enfría, hasta que se pierde. Son amistades fortuitas, temporales, con fecha de caducidad. Obligarnos a mantener la relación de amistad puede resultar hasta perjudicial.

    Aprender a distanciarnos de las personas con las que ya no compartimos un propósito de vida es esencial. Si no aprendemos a hacerlo, si ya no aportan nada a nuestra vida y se convierten en vampiros o en personas tóxicas será muy dañino para nuestra salud.

    ¿Cómo salir de una amistad tóxica?

    La única manera de hacer amigos es siéndolo (W. Emerson)

    Ahora bien, si tú haces tu parte, si te comportas como un amig@ ejemplar y pese a ello, la otra parte no lo hace, quizá debas plantearte si la lección de la vida se traduce en “aprende a poner límites y decir no“. Elimina a esa persona de tu círculo de amistades. No provoques encuentros, y tanto como puedas, evita y da largas a los que puedas. Valora las amistades constructivas y enriquecedoras y ponle freno a las tóxicas y destructivas.

    ¿Quieres aprender a poner límites? ¿Quieres aprender a decir “No” y no sentirte mal por ello? Pide tu sesión de prueba y hablamos. ¡ No tienes nada que perder y mucho que ganar!

     

    ¿Te ha gustado el artículo? Gracias por compartirlo en tus redes

    Puedes dejar tus comentarios o ponerte en contacto conmigo a través del formulario

    Te invito a que me cuentes tu caso, sin ningún compromiso, te responderé con una propuesta de acción. Y si te gusta, seguimos hablando.

    Sesiones presenciales o vía Skype