El corazón del cliente

    Empresari@ o emprendedor@, una de las cuestiones que más nos ocupan es llegar a nuestros clientes, estar presentes en su mente, que nos recuerden. Sí, que lo más importante es tu cliente. Trabajes en una empresa, trabajes en un equipo o trabajes para ti. Tu cliente, aquel que decide comprar lo que ofreces. Tu cliente, aquel que te recomendará. Tu cliente tiene mucho que ver con tu éxito.

     

    Ahora bien, ¿Cómo haces para llegar a su corazón?

    No puedes llegar al corazón de quién no conoces. Por tanto, conoce a tu cliente. Y llega a su corazón solucionando aquello que le preocupa o ampliando aquello que busca, le satisface y le genera bienestar. Y sobre todo, hazlo desde un entorno cálido, empático y positivo.

    Quienes trabajamos con personas debemos cuidar especialmente la atención que brindamos y cómo la brindamos. Cuida tus modales sociales, potencia tus habilidades de relación interpersonal, conversa, saluda … sé agradable.

    No existen fórmulas mágicas. No existe una receta que garantice el éxito. Pero sí existen ingredientes que nos ofrecen altas probabilidades de éxito.

    ¿Quieres saber cuáles son?

    Simplicidad

    Vivimos en una sociedad muy compleja, hacemos más cosas de las que realmente queremos, vivimos a un ritmo más rápido del deseado… si quieres crear momentos sencillos de recordar, hazlo fácil.

    Sorpresa

    Si eres predecible … mal asunto amig@. Sorprende, dentro de tu línea sí, pero sorprende. Rétate a ti mism@ para ser hoy más original que ayer ¿Cómo lo harás?

    Concreción

    ¿Te has parado a pensar la cantidad de estímulos que recibimos a lo largo del día? Incontables. Si ofreces algo ambiguo, se perderá. Muchas veces tenemos cierto temor de ser demasiado específicos, olvidando que tú como expert@ tienes una visión de tu campo profesional muy amplia, pero tu cliente probablemente no. Es más, casi seguro que no.  Ofrécele con sencillez y originalidad algo concreto.

    Credibilidad

    ¿Por qué tengo que creerte? Ofrece la opción de las referencias … ¿Quién puede hablar sobre tu trabajo, sobre tus productos, sobre tus servicios? Permite que lo hagan.

     

    Vínculo emocional

    Últimamente es bastante conocida la “customer experience” o experiencia del cliente. Tiempo atrás nos situábamos en la calidad de nuestro producto o servicio como referente de nuestro estándar de calidad. Hoy todo aquello (usando un tiempo pretérito) es insuficiente. Ante un mercado que ofrece productos y servicios de alta calidad, en condiciones similares cuando no idénticas, con las mismas facilidades de compra, cuando las decisiones de compra ya no pueden ser racionales… impera la decisión por emoción.

    La experiencia del cliente tiene que ver con las emociones, con cómo se siente el cliente cuando interactúa con nosotros, con nuestro proceso de venta y post-venta. Y ojo, que el proceso de venta comienza mucho antes de que entren en nuestro establecimiento , que decidan hacer click en nuestra tienda virtual o llamar para pedir una reunión.

    El objetivo es generar una experiencia agradable y memorable, tanto que nuestro usuario se convierta en cliente. Tanto que decida no comprar a la competencia porque se siente mejor comprándote a ti.  No se trata de ofrecer lo mejor. Se trata de ofrecer lo mejor que tienes de forma memorable.

    Así centrando el foco de atención en la experiencia al cliente, es como nos podemos diferenciar de la competencia, llegar a ese nicho de mercado con el que tenemos afinidad, con el que existe feeling.

    Feliz experiencia 

     

    ¿Te ha gustado el artículo? Gracias por compartirlo en tus redes

    Puedes dejar tus comentarios o ponerte en contacto conmigo a través del formulario

    Te invito a que me cuentes tu caso, sin ningún compromiso, te responderé con una propuesta de acción. Y si te gusta, seguimos hablando.

    Sesiones presenciales o vía Skype