LIDERAZGO, haz… go …

     

     

    Te propongo una reflexión: si eres responsable de un equipo de personas (tu familia vale 😉 ) y les dieran a elegir quién les liderase, quién les guiase … ¿crees que tú serías el/la elegid@?

    Al líder l@ reconocemos rápidamente, lleva un rótulo en neón sobre su persona. Y no, no hace falta ser un alt@ ejecutiv@ para ser un líder. Un líder se deja querer, es respetad@ y admirad@, es capaz de conquistar a quienes le rodean, y a la vez despertar celos por copiarl@, por imitarl@… Es un modelo de conducta. Es un efecto pigmalión en acción.

     

     

    ¿L@ dibujamos?

    Es elegante. Elegante con su equipo. Con sus rivales. Con su entorno, y sobre todo con él/ella mism@. Es una persona clara que genera tranquilidad y positividad cuando estás con él/ella.

    Es una persona con unos valores definidos, claros y cristalinos. Y sobre todo … coherente con éstos.

    Es una persona con una alta capacidad de autocontrol. Prudente y educad@, capaz de generar confianza y seguridad.

    Un líder se gana el respeto como resultado de sus propias acciones, después de sudar la camiseta y con los argumentos de la experiencia y no del autoritarismo se gana el respeto tanto de su equipo como de sus rivales.

    Y de esas experiencias, no siempre traducidas en éxitos, extrae aprendizajes constructivos. Se ocupa y preocupa por el bienestar de l@s suy@s.

    Delega y fomenta el trabajo en equipo. Centralizar la responsabilidad no siempre es lo mejor …

     

     

     

     

    Entiende el temperamento de las personas, y sabe cómo liderar en función de ello. Conoce las habilidades, capacidades y motivaciones de su gente.

    Un líder es aquel jefe del que hablan bien cuando no está presente.

    Un jefe tiene subordinados.  Un líder tiene seguidores.

    Podemos reconocerlo, o no, pero lo cierto es que vivimos un momento socio-cultural absolutamente inter- dependiente, en el que los desafíos y los retos a los que nos enfrentamos también tienen naturaleza interdependiente. En este contexto, el líder debe ser una figura capaz de integrar soluciones de distinta naturaleza, debe ser un potenciador, un generador de múltiples soluciones a la par que un unificador capaz de integrar todas ellas en una mejor opción.

    Así pues … ¿A quién has dibujado? 

     

    ¿Te ha gustado el artículo? Gracias por compartirlo en tus redes sociales

    Puedes dejar tus comentarios o ponerte en contacto conmigo a través del formulario que verás bajo del mapa

    Trabajo el Alto Rendimiento Personal y Profesional. ¿Quieres mejorar?

    Infórmate sin compromiso

      beatriz@beatrizmunoz.es   649 313 911