Cuerda locura

    descontrola

    Y es que a veces no hacer es hacer, puede ser incluso la mejor decisión….

    Buscamos la congruencia en cada uno de nuestros actos, buscamos la consistencia en nuestro comportamiento, buscamos a la par flexibilidad en nuestra conducta… Cuando en realidad a veces lo que la vida nos pide es «dejarnos llevar»

    En nuestro afán de buscar una explicación a todo lo que pensamos (y por ende a todo lo que sentimos), nos convertimos en seres automatizados. Y no estoy en contra de ser autómata (cuando «toca»serlo) sólo propongo que tal vez transgredir nuestros propios límites, los auto impuestos, los que creemos que por vaya usted a saber porqué motivo (bueno, en realidad sí lo sabemos si profundizamos eh?) nos colgamos el límite de velocidad comportamental. Absurdo. Sí. Absurdo. ¿Dónde queda la espontaneidad? ¿Dónde ese ápice de locura? ¿Dónde esa descarga de hormonas que nos regala una moderada transgresión a nuestras auto limitaciones?

    Seamos seres vivos….Vivamos. Equivoquémonos. Gocemos del disfrute de las risas del error… «Menuda metida de pata!!» Entendamos…. errores «graciosos», errores «de vida», errores derivados de una sana impulsividad, inocente si quieres.

    Vivamos ¿por qué no? una cuerda locura.