INTELIGENCIA EMOCIONAL

El conocimiento de nuestras propias emociones nos permite hacer frente a las exigencias y desafíos que el entorno nos plantea. También facilitan la comunicación y la interacción social, así como responden a nuestro alcance de metas. Por tanto, las emociones  motivarán acciones futuras. En un entorno en que necesitamos resolver nuestros retos de manera rápida, flexible y con éxito, la gestión de las emociones y el desarrollo de la Inteligencia Emocional acontecen una herramienta esencial.

Beneficios de desarrollar nuestra Inteligencia Emocional:

  • Mayor autoconocimiento,
  • Incremento de nuestra capacidad eficaz de autogestión
  • Mayor conciencia social
  • Toma responsable de decisiones,
  • Determinación de soluciones,
  • Mejora de las creencias y actitudes personales,
  • Clarificación de valores,
  • Mayor equilibrio emocional,
  • Mejora la empatía y habilidades sociales,
  • Facilita una buena salud,
  • Nos posiciona frente a la tensión y el estrés desde un ángulo activo (no pasivo), es decir, nos permite conducir nuestras decisiones y que éstas no sean conducidas por la tensión y el estrés